Las Arco Iris de las Sierras


En busca de los Titanes.


Un buen día de pesca....se presiente. Todo indicaba que nos esperaría una buena jornada junto al río. Ese día...partimos bien temprano, colmadas las almas de expectativas, con un marco de una mañana fresca, llena de aire puro  y un cielo diáfano.

Tras recorrer algunos kilómetros en la ruta Puntana de verdes secos, nos adentrabamos por la Quebrada del Zapallar, en las aguas de su vientre. Acompañados de un  mate noble con infaltables medialunas, llegamos a destino. El clima no era distinto de cuando salimos y,  el río... se presentaba con cualidades ideales, por sus condiciones de hidráulicas y  térmicas.

Víctor prepara su equipo, su vara Temple Fork Outfitter # 5, que trabajaría con linea de hundimiento. La mosca que comensaría la jornada, sería era una Dragon en alambre 8. 

Dario... con su caña Rise # 5, seguiría en las profundidades, con hundimiento. Las plumas de patrón Woolly Bugger negra en alambre # 10. 

Ya en el río y efectuando los primeros cast, no detonaban a los salmónidos  y...  tras cambiar distintas moscas ya los desánimos empezaron a aparecer a rondar al grupo.

En ese momento Dario logra avistar un pequeño juvenil de Pejerrey que nadaba ocasionalmente por la zona. Al comentarlo, Víctor ata a su leader una mosca que imitaba perfectamente al pequeño Pejerrey y realiza el lance dejando pasar la linea por debajo de una gran roca que se situaba en la costa de enfrente.  Dejándola profundizar unos cuantos segundos. En ese momento es cuando se estremece la piel y los equipos se exigen al máximo, un gran ejemplar se había prendido y la lucha acaba de comenzar. Víctor, con un grito de alegría mezclado de furor y otras tantas sensaciones que solo los pescadores entendemos, nos alertaba de que se trataba de un gran pez. 

De inmediato Darío... busca en su caja otra mosca que imitara al pequeño Pejerrey, mientras los ponía presto en su tippet. Observaba como su amigo llevaba la lucha y que después de unos cuantos minutos logra arrimar al gran ejemplar a la orilla. La brevedad de la  foto, deja volver al gran pez al agua y recupera su aliento. 

Darío comienza sus lances después de ayudar al amigo, y logra un buen pique en un profundo de pozón que no se hizo esperar, el cual tendría también un buen porte. Su lucha nada tenia que envidiar a la anterior, otra gran batalla había comenzado y luego de unos cuantos minutos también el pez regreso al río.

La mañana se convertía en el nirvana. Con capturas tras capturas.

El medio día llegó y la temperatura comenzó a subir. Los piques se habían cortado, entonces probaron con otras moscas, Prince, Bitch Creek, Caddis Nymph entre otras, pero no hubo repuestas. 

Satisfechos con las capturas obtenidas, los dos amigos retornaron a la cercana ciudad, llenos de alegría por la calidad y la cantidad de capturas.

El bondadoso río, nos regalaba un puñado de experiencias nuevas... irrepetibles e irreemplazables. Que por mas que volvamos cientos de veces cada una de ellas no se compara con la otra. No se pueden olvidar jamas.END


Autor: Gonzalo Sierra.
Fotografías: Víctor Picca y Darío Ortíz.
Edición: Jorge Aguilar Rech.
BROWN TROUT ARGENTINA
Copyright 2.010.


No hay comentarios: