Abriendo Ríos en la Patagonia.

Pescando el Malleo.

Temprano a la mañana, salimos de Puntana sierra de San Luis, centro de la República Argentina,  hacia un lugar ya conocido por nosotros... La Patagonia. Tierra argenta, llena de magia, historias, y enigmas de la naturaleza. Cuadros silbados por el viento y magia Pehuenche.

Antes pasamos por la Provincia buena de Mendoza, en busca de algunos vinos y el pescador faltante del grupo, Gustavo Strittmatter.  En nuestras mentes y corazón... acunábamos la esperanza de  tener los mismo resultados de la temporada pasada; una temporada increíble.

Camino al sur nos recibe de a poco la montaña Patagónica. Montaña que parece cortada por el cielo puro de Dios. Luego de estirar varias veces las piernas, el primer lugar de pesca, donde calmamos la ansiedad, fue Piedra del Águila.  Nos soplaba en la cara un fuerte viento, el cual le cantaba a las rústicas Percas, que a lo largo de dos días, nos colmaron los copos. Pero el destino y la brújula, nos tenia marcado el  legendario Junín de los Andes. 

Ciudad de Trucha, llena de historias en cada rincón. Caminar por ahí es increíble. Cuando se mira la gente, es como mirar a un amigo y, que cada uno de ellos guarda una historia de pesca. Junín nos recibe, con algunas lluvias. Enturbiando las aguas de sus ríos.

Pusimos el objetivo en el Río Malleo. Paradógicamente a su caudal hinchado,  logramos capturas con Prince. Las Arco Iris , rondaron 45cm y salieron casi en su totalidad de la pinta. Pero alguna increíbles Marrones de buen tamaño sorprendieron a Víctor. Lo pescamos en la boca, arriba y en su curso medio. 

Los días pasan y con ellos el clima iba mejorando. Las nubes se corrían y el buen tiempo nos daba el segundo río a pescar. El Chimehuin nos dio sus frutos salmónidos, con Truchas Arco Iris que rondaron los 1.500 gramos.

Si bien el primer día en el Malleo lo tomamos en su parte media, el buen tiempo nos alentó a buscarlo en la boca. Así los tres nos dirigimos al Lago Tromen. Buscando la boca. Su aliento era violento y se traducía en viento constante. Esto... dificulto y condicionó el casteo. La actividad era escasa pero, nos dio capturas de gran calidad, tentadas con Fuzzy Wuzzy Blancas.

El ultimo días partimos Malleo abajo. A pocos kilómetros de la desembocadura con el Alumine.

El río parecía despedirse. Nos regalo un prodigio... no hubo viento y las aguas mucho mas claras. Nos dió eclosiones... con una de rises increíbles.

Los equipos utilizados fueron varas de  #2 y #3 con tippet 4x.   Las moscas secas como las Caddis, Humpy, Stimulator, Adams, Royal Coachman.END 





Autor: Gastón Viapiana.
Edición: Jorge Aguilar Rech.
Fotografías: Gastón y Víctor Viapiana/ Gustavo Strittmatter.
BROWN TROUT ARGENTINA Copyright 2.010.


No hay comentarios: