La Inca Brown Trout de Ranchillos

Ranchillos...

Un paraje pleno de historias. Un curso cristalino que, silenciosamente pasa por debajo de la Ruta Internacional 7 a la altura del paralelo 32. Humilde, innoto... casi desapercibido.
Llegamos ahí, en la segunda instacia del viaje. Nuestro primer destino había fracazado. El Río Blanco... envenenado de bentonita lo hacia verdoso, y nosotros... envenenados de frustracion y retorno. Estuvo oportuno... al alcance, a unos cuantos kilometros. Eran la 13:00 horas, cuando llegabamos al viejo rancho abandonado de las historias, el cual hace escasos años habia sido ocupado por la veranada.

Decenas de voces también susurran historias. De truchas y pescadores...con peleas poderosas y animales de mas de 3 kilos.
Hoy... el río nos esperaba. El cielo despejado de un sábado templado, con brisas frescas que racheaban todo el cañadon. A veces agitando los álamos y cortaderas. Los álamos... extraños en este paisaje andino y tan nuestros...como la trucha que habita en los pozones.
Sobrecargados de aire limpio, mi frente lubrica los conecciones de mi caña. Una obligada linea clara decidida a flotar o al menos mojarse de vez en cuando, se enhebra por los pasahilos. Mi lider es calerntado para estirarlo. Así junto a Juan Carlos Salvador, Nicolás Aguilar Rech, suspiro de mi sangre y Eduardo Poblete ...nos dirigimos hacia donde el canto de las aguas nos llevaba.
Nuestro caminar, iba acompañado de langostas, las cuales fueron desapareciendo al llegar al veril. Una vez ahí, Nicolás comienza a buscar los insectos del habitat. Descubre bajo las piedras algunas Stone Fly´s, en el aire ...volaban libélulas de reflejos tornazulados, midges y moscan por doquier.

Atamos entonces en la extremo de un 4x una Hare Hear en alambre #10. El río se mostraba repleto de correderas y pozones. Costas accesibles, por senderos generosos y cortaderas que rasguñaban nuestra ropa con particular bondad.


La primer captura la festejo Juan Carlos. Una marrón de de 25 cm de aproximadamente de unos 500g . Se mostraba bien alimentada, fuerte y sana. Una particular lucha con saltos y espasmos fuera del agua . Extraño reflejo para una marrón .El éxito marco la tendencia del grupo predominando por unos minutos, por unas capturas y algunos metros río arriba...la mosca elegidas por los marrones: la Hare Hear .
Cambiamos por distintas moscas . La Prince ...nos lleno de capturas. La tradición... el modo, el éxito, indicaba trabajar el río up stream, con vara alta y contacto visual con el engaño.

Por momentos cambiabamos la técnica...acompañando la corriente con nuestra mosca... hacia abajo sin perderla de vista.



Estaban ahí... el la contracorriente... detrás de una piedra, en la cola de un run en el borde de bajo de una cortadera...en una sombra. Selectivas por demás, astutas y precabidas. En muchas ocasiones tuvimos que avanzar agazapados , porque nuestro solo reflejo las hacia huir mostrándonos sombras oscuras bajo el agua y curiosos saltos robados de otras truchas.

Las mosca se cambiaban y las capturas rompían el silencio. Un uncu incaico nos seguía en la caminata como dueño y señor del ambiente. Era todo un pueblo, donde el inca fue también extraño en estas tierras. Extraños que jamas se conocieron. Era inevitable pensar en cuantos foráneos se habían aquerenciado en Ranchillos... en esta tierra criolla. Que recuerdos albergan sus inhertes piedras.
La jornadas era corta, por la gran actividad del sitio... función tras función. Las capturas nunca cesaron. Aunque si por momentos nuestra energía.

Mi hijo... me combida del agua en la que pescamos y sin dudarlo la tomo. Intento incorporar inútilmente...los susurros de la trucha del inca. END




Autor: Jorge Aguilar Rech
Fotografía: Nicolás Aguilar Rech.

No hay comentarios: