Ensayos sobre la sutileza.

Sutileza... un concepto muy desarraigando de nuestra mente occidental. Acostumbrados a lo grande, inmediato, máximo, instantáneo y magnánimo. Nos negamos de pleno a detenernos ante la dificultad, la incertidumbre, lo mínimo.  




La sutileza es un estado del alma, un mantra de amor, respeto y fraternidad con lo creado. Es honrar a la presa, al adversario, respetando su ser... por el ser mismo. Es saberse poderosamente superior a ella, pero al hecho; plenos de humildad para aprender y maravillarse ante un simple insecto que emerge, o una tomada suave.


Iniciaremos estos ensayos preliminares sobre la sutileza en el fly, a modo de tormenta de ideas, pensamientos, conceptos... con el objeto de estimular el enaltecimiento de nuestra practica. 


Siglos de historia en la pesca con mosca. Años que  permitieron a los hombres que pescan, aplicar algunas técnicas, desarrollar bellos modelos , algunos realmente trascendentes y que hoy perduran.


Los más primitivos pescadores utilizaron el recurso más simple, engañar a sus peces a través de su comida. El engaño pasaba por lograr ocultar el mejor anzuelo en comida  y, gran casualidad... el pez se convertía en pescado. Pero en su infinita creatividad, descubre que un factor atractivo a los peces: el movimiento. El mismo, denotaba vida, los peces cazadores eran estimulados y hasta un zapallo con sensación de vida, saciaría el apetito del carnicero.


Así nacen alternativamente, miles de modelos utilizados en la pesca con mosca y otras técnicas más contemporáneas que hoy en día, están alcanzando tal desarrollo que terminarán por confundir a los peces. 


Pero el siglo XX , el del cambalache de Discepolo, marca un hito en la historia de nuestra pesca. El conocer los verdaderos alimentos de nuestras truchas. Surgen escritores mágicamente, con sus teorías propias, algunas tan originalmente opuestas que sólo terminan por confundir el comportamiento de nuestros peces, y por supuesto de nuestros pescadores.




Las pobres truchas... fueron sembradas en latitudes tan distantes que, se conformaron con engullir cuanta mosca le presentamos, a referencia de los ríos originales . Quizás como resultado del factor movimiento, siguieron devorando, pajaritos de colores exitosos en el Hemisferio Norte. Comida primero, movimiento después... resultó atractivo a los peces y engalanó las pintorescas canastillas de los pescadores de nuestros textos. 


Pero la ciencia, la tecnología actual, no consiguió todavía alterar estos primitivos recursos. Salvo en algunos mosqueros en el mundo que tratan de exigirse al máximo en capturar una trucha con las mayores limitaciones. Sabemos que comen, Dramatizarlo...   es el juego. Ése, es el éxito, su premio al esfuerzo racional.


El maestro del tango, nunca pescó con mosca... pero fue un precursor de lo que ocurriría cuando la moneda, el vil metal,   empezara a regir los destinos de quienes se acercaran a tratar de capturar el más simple escamado. Con sólo ver la oferta de los últimos años en lo que respecta a el armamento de un pescador, justificamos las dudas de los peces respecto de los simples alimentos que los sustentaron desde su origen en el planeta. Esto que se originara en Asia y Europa,  pasó a América, y aquí... dónde la idea del shopping,  llegó al río. En los cuarenta,  los sintéticos llegan al río, el vidrio creó mosqueros por doquier, en los setenta el grafito bombardeó aquellos idílicos cursos de agua. Fenómeno que nos llevó a la revolución filosófica... Capturar y Devolver. Nada ajeno al renunciamiento al instinto básico y los esbozos de la sofisticación cuasi romántica, del hombre post moderno. 


La sutileza...que maravilloso es nuestro idioma, como disfrutaba jugar con mis alumnos de aquellos años en el uso del mata burros. El sólo análisis del significado, sus antónimos cuanto enriquece nuestro vocabulario. Porque emplear la palabra sutil...  en todo lo referido a la pesca con mosca, implica finura , agudeza , perspicacia e ingenio Cuando sus antónimos son necedad, estupidez, simpleza, tontería.  Será que como María Helena Walsh, lo interpretamos como El Mundo al Revés. 




Nos equivocamos. Todos y quizás yo... a la cabeza . Le pusimos todas las fichas a que la pesca con mosca,  podría ser la última de las técnicas con qué podremos capturar un pez silvestre. De tener dudas, el ingenio, hoy está recreando en muchos países un simulacro de pesca, los famosos Fishing & Pay. Elegimos en una pecera la especie a capturar, armados al efecto, tratamos de enganchar alguno, antes de hacerlo se paga, si te lo llevas seguís pagando, fallar jamas y satisfacción garantiza. Lo tragicómico es que te disfrazas como pescador. 


Definimos a ultranza el usar una mosca, nuestro equipo, para todas las especies tan bellas de nuestro territorio, pero no supimos distinguir las diferencias de pescar una trucha de todas las demás especies . Todas estas nos involucran en manejar un equipo de manera convencional. Hacer uso del movimiento de nuestras moscas, mucho músculo y poco pero muy poco la mente. todo, acompañado por aquellos ídolos foráneos, que sublimaban las distancias.




La idea partía de asociar su dominio con la varita mágica representada por la afamada marca de turno, cuyo objetivo era mostrarte lo carente que sos ante los que pescan y presupuestarte el bolsillo.  Unos pocos pensamos que del uso de un equipo de mosca, ejercitaríamos desde el razonamiento, los condimentos positivos que atenuara él nunca olvidado instinto original del hombre, comerse lo pescado. Basta ver las imágenes de las filmaciones actuales, las nuestras y de otras latitudes. El músculo sigue siendo el protagonista, nada que ver con la sutileza de la pesca que soñamos desarrollar. 


Para colmo los contrabajos acuáticos de nuestras latitudes más australes, hoy por los fisicoculturistas convertidos en la panacea de la mosca. Decidimos pescar con una caña de mosca forzada por dos manos, conscientes de nuestras limitaciones. Los maestros de entonces, nos supieron enseñar a aceptar  que un río debe tener sus propios reservorios naturales, el baluarte del futuro de nuestras especies. 


Pero la moneda llegó al río, los alambrados cada vez más nos separan de las aguas , nadie cuestiona que se debe pagar el servicio, de los accesos al río no se habla, los sitios de acampe se transformaron en lodges.


Se están rescatando decenas de toneladas de polímeros muy dañinos , pese a que debieron haber dejado de existir. Pero los intereses son muchos, y el alimento y la moneda cada vez más escasa …..y comer hay que comer . De aquellos pocos de madera y caros del siglo XIX , hoy son millones de plástico que lastiman los ríos. 




Afortunadamente ya hay una generación que descarta, descalifica estas prácticas, que están rescatando la pesca en otras latitudes diferentes a las patagónicas. Cuyo, las Sierras del centro del país, nuestro norte... son escenarios perfectos para la práctica de nuestra pesca. Y afortunadamente estos ríos, por sus particularidades , sus diferencias ,sus dificultades están gestando desde hace años muchos más pescadores involucrados en la sutileza que nos motiva; siendo tan reducidos pero maravillosamente complejos, las distancias, los movimientos inadecuados no hacen más que alterar la tranquilidad de sus habitantes. Que difícil me resulta referirme al tema , muchos interpretaran que se trata del discurso de un veterano con cierta cuota de soberbia. 




Todas las formas, las buenas, otras mejor no mencionar, fueron experimentadas desde una gran cuota de ignorancia, nunca abandonada. Pero por favor... nos están bombardeando con muchas más municiones, mayor sofisticación que las que padeciera hace cuatro décadas y es mi intención que no pierdas este estúpido tiempo que me ocupara. 


Se termina creyendo sobre la importancia de elegir el color perfecto para el hilo de atado, por favor... medí la cabeza sobre un anzuelo # 12 a # 20 . Si tu mosca no fuera tomada y tu fracaso lo justificaras por ese error. El Señor  te proteja. 


La industria del cine llegó al flyfishing, descubrió como recrear historias, los cuentos modernos a los niños adultos, las películas de western te relataban una historia :…”Dodge City en 1845. Y aparecía la imponente figura de John Wayne con su maravilloso Colt en la cintura , sólo que modelo 1873 .  Los norteamericanos fueron los únicos que iban a la guerra, entre los cantos de sus bellezas rubias , sonrisas por doquier y vos te lo creíste . Inventaron la mosca del año , el material imprescindible , los campeonatos de precisión y distancia , la unidad básica del alimento (hamburguesa que en nuestra pesca el la Wolly Burger) en el mundo y otras maravillas, pero sin duda nos confundieron en algo tan simple como pescar.


Pero pescar en base a la observación , el análisis de cada río ; no en vano te acompañan centenares de moscas , perfectamente clasificadas en sus correspondientes cajas y lo más lamentable , tu tristeza , al comprobar que te falta un bolsillo para llevar tu colección de terrestres. 


Necesitamos crecer. Mi querido viejo, Benito nos enseñó a muchos a levantar piedras, mirar la superficie, dialogar con el río, nuestras amigas no varían su alimentación por catálogo. Quizás a partir de ello , comprendiendo que no vamos a especular con comidas  orgánicas , con movimientos  atractivos de los pajaritos de años , desde la simpleza de un insecto , su manera de comportarse , su evolución tan particular , única , durante el transcurso de la temporada , como imitarlos con algo tan simple con un anzuelo vestido ,la menor cantidad de materiales ; llevarlo al río con las limitaciones, complejidades de nuestra técnica y yo les prometo que harán suya en sus emociones la palabra sutileza... en la pesca. 




Autor: Darío Pedemonte.
Editor: Jorge Aguilar Rech.
Fotografía: Jorge Aguilar Rech, Pablo Mattews y Darío Pedemonte.
BROWN TROUT ARGENTINA
Copyright 2.011

1 comentario:

Nonoluky2 dijo...

Hola, mi nombre es Gabriel Eiras.
Cuan sabias palabras, no dude ni por un segundo de que lo escrito era salido de la boca de un maestro como lo es Dario... No fue sorpresa ver su nombre escrito al final. El fue y seguirá siendo mi maestro en el arte del fly!!!
Saludos a toda la gente de Brown Trout y muy felices fiestas!!!!
Gabriel Eiras, Adrogue.