San Luis. Pescando en el Salto Perdido.

Un lugar inhóspito. Río Grande... el Salto Perdido.  El clima por regla... poco amigable. La temperatura era bastante baja, por la época del año en la que estábamos. 


En nuestra base y antes de empezar la jornada, mientras  tomábamos unos mates bien calientes y algunos tragos espirituosos;  entiéndase por ello a esos brevajes que tienen alcohol. Todo... con el objeto de calentar el cuerpo y aclimatar el espíritu. 


Como es habitual por estos lados,  tuvimos la visita del personal de los guardapescas provinciales que,  nos  pidieron  los permisos. 


Es destacable, la labor que realizan los guardapescas en la Provincia de San Luis. Se están recorriendo todos los ámbitos en defensa de la fauna, el medio y  pescadores deportivos y ambientalista.


Nos preparamos a partir ya que nos esperaba una larga caminata de varios kilómetros antes de llegar al río. El camino no estaba en buenas condiciones, por lo que teníamos que transitar con cautela  y calculando el tiempo que se demoraba para nuestro posterior retorno.


Una vez que llegamos al lugar indicado, y después de caminar un largo rato, planeamos como íbamos a realizar la pesca. El río se presentaba en buenas condiciones, claro, con buena temperatura y con el caudal moderado y promedio.


La población de truchas,  no era muy grande...  no se habían avistados muchos peces últimamente. A pesar de que sabemos muy bien que,  cuando hace mucho calor,  los peces se aletargan. Registrando su mayor actividad por la mañana bien temprano, o al atardecer entrando la noche, influidos por la temperatura y la capacidad del agua de retener oxigeno. Pero este no era el caso. 


Los pocos peces que se vieron, presentaban buen estado de salud y con muy buenos portes. Entendíamos que la pesca este día,  apuntaba a lo cualitativo que por lo cuantitativo. 


El río tenía escasa profundidad, muy cristalino y apacible. De correderas muy suaves y pequeños flats, por lo que lo transformaba en  extremadamente técnico en relación a otros ámbitos de la zona.


Las truchas eran muy huidizas así que, las presentaciones tendrían que ser muy delicadas y cautelosas. Bajamos los tippets al máximo y, con el riesgo de corte. Especulando con los portes y la gran cantidad de rocas filosas que se presentaban en el lugar.


Antes de empezar la mojar plumas, realizamos una observación entomológica. En donde pudimos ver una gran cantidad de Odonatos, ninfas de Caddis y Efémeras.También... alguna que otra Chinche de agua de considerable tamaño. 


No dudamos en empezar probando con pequeñas ninfas de Caddis y Pheasant Tail en #. 14. Pero realmente los resultados, no fueron los esperados. Teníamos que concentrarnos al máximo en las presentaciones,  ya que en el mínimo disturbio en el agua producido por la línea, alertaba inmediatamente a las truchas. 


Así que...afinábamos cada vez mas y mas nuestros lances pro activos. Pasaba el tiempo y los resultados, como premio del gran esfuerzo, comenzaron a surgir. 


Víctor, logra clavar un buen ejemplar que, sin dudarlo estaba alrededor de los 3 kilos. Lamentablemente este cortó el tippet y huyó. La alegría y el desaliento... en cuestión de segundos. La mosca elegida... una pequeña Scud Back Dragon verde Oliva #. 12. 


La desazón duro muy poco ya que, en minutos logra otro gran ejemplar haciendo un lance cortina hacia un flat donde se situaba una gran trucha en espera de su alimento. La batalla fue muy pareja entre el pez y el pescador. La presa presentaba un gran vigor y una excelente energía vital. Después de una larga lucha, el vencedor logra recuperar esa alegría truncada minutos antes por otro titán de ese fabuloso río. La pieza era sencillamente espectacular. Condición que se devolvía al agua.


Raúl logra otro ejemplar, unos metros río abajo. El mismo era un macho de kilo y medio el que fue pescado con una Pheasant Tail en # 14. 


La jornada fue pasando, y como bien lo dijimos, la pesca era cualitativa con ejemplares muy buenos que se fueron dando cada tanto. 


Entrada ya la tarde y a punto de retornar a nuestra parada, Carlitos logra otro muy buen ejemplar con una pequeña Prince negra en # 14 el que superaba los 2 kilos largamente.


Lamentablemente no pudimos registrar ese momento tan lindo de Carlitos ya que nos encontrábamos uno del otro lejos en el río y el no tenia en ese momento su cámara.


El crepúsculo fue llegando de a poco acompañado de un vello horizonte teñido de naranja y de suaves aromas a hierbas serranas; mientras tanto nosotros volvíamos...


Una hermosa jornada inmersa de paisajes fantásticos, pre otoñales y llenos de vida, y con las ganas renovadas de volver siempre... a este encantador desafío.END




Autor: Gonzalo Sierra.
Edición: Jorge Aguilar Rech.
BROWN TROUT ARGENTINA
Copyright 2.011

4 comentarios:

raul dijo...

Sorprendente!, con uno de esos ejemplares el día está hecho. Pesca fina y de presición con equipo equilibrado es un placer que satisface. Felicitaciones!.

Leo Kutú dijo...

Hno. de los anzuelos, Jorge:
Visitar lugares algo inóspitos es un regocijo al alma, ...me encanta.

Las fraces..."bajamos los tippets al máximo y, con el riesgo de corte",..."después de una larga lucha"...

Me generan el planteo: si justifica (por tal vez,no renunciar a pescar menos,o nada)afinar tanto que genere una larga y canasadora "lucha" (podría resultar en demasía)pensando en que ese pez debe regresar lo más vigoroso posible para un mayor porcentaje de sobrevida posterior a la suelta.
Planteo que hago para enriquecerme aún más en conocimientos, con tu respuesta autorizada por experiencia en esos maravillosos ámbitos. Hermosa truchas las que muestras.

Al margen de que es sabido, que una buena alternativa para "acercar" el pez con tippets tan finos sin alargar tanto la "lucha", es..."acercarse" el pescador.

Como siempre, es grato leerte.
Un abrazo grande y,...
Un afectuoso sapukay.-
p/d: El poco contraste letra verde/fondo negro, en mi pantalla cansa un poco la lectura. Solo una referencia. Tal vez buscando más contraste de colores lo soluciones (salvo que sea unicamente mi viejo monitor, ja). Otro cordial abrazo.- Te espero por casa (mi blog)también la Tuya.-

Jorge Aguilar Rech dijo...

Estimado Leo Kutú:
Sin ser nota de mi autoría, vierto mi humilde opinión sobre el tema. En ríos sutiles como los de San Luis y muchos de las sierras es casi condición afinar tippets. Las truchas se atreven solo ante la invisibilidad.
Las luchas... es todo un tema. y casi siempre nos equivocamos. Subimos y bajamos numero de vara, acción total ... acción media, pero; todo en fin se resume a la trucha que a tientas podremos visualizar entre las ondas del agua, estelas de la corriente o en un salto.
Creo en el acto buscado... pretendido como perfecto. Y en ese humano intento, seguimos pescando. Buscando la perfección y la belleza.
En honor a la verdad... nuestra pesca no se justifica si no es así.

Fraterno abrazo.
Jorge Aguilar Rech.

horcones fly shop dijo...

Excelente Pesca! Los ambientes puntanos son magníficos. Saludos!